martes, 10 de marzo de 2009

Microsoft comercializa Surface a un precio fuera del alcance de tus dedos

Después de cerca de ocho años de, suponemos, duro trabajo, Microsoft por fín comercializa su, suponemos, revolucionaria interfaz multitáctil conocida como Surface. El dispositivo, con forma de mesa, exhibe un monitor de 30 pulgadas sobre el que varios usuarios pueden manosear la información en pantalla o posar objetos con distintos resultados. Eso sí, no os emocioneis todavía porque Surface cuesta la friolera de 13.000 euros. De momento, la mesa táctil de los de Redmond quedará reservada a empresas que quieran tener un accesorio molón de cara al público o potentados aburridos.


Se supone que la gracia de Surface está en la capacidad multitáctil de su pantalla. El sistema es capaz de reconocer, no sólo los movimientos de varios dedos, sino que, además, puede reconocer simultáneamente los movimientos de varios dedos pertenecientes a varios usuarios. Toda una bacanal dáctilar.

De igual manera, la mesa es capaz de examinar los objetos que posemos sobre ella. Así, es posible que, si instaláramos la mesa en un restaurante, ella solita reconociese el vaso al posarlo y nos desplegara un menú con la lista de bebidas disponibles. El interfaz de Surface depende en gran medida de para qué la vayamos a usar, por lo que su software debe adaptarse de forma específica. En España, por ejemplo, Telefónica está trabajando en el desarrollo de aplicaciones para Microsoft Surface en los tiendas, banca, marketing dinámico, ocio y entretenimiento. De hecho, la operadora cuenta ya con varias Surface en su tienda insignia de Madrid, en la Gran Vía.

Desde Microsoft reconocen que, aunque en el futuro podríamos ver Surface hasta en el frigorífico, de momento el uso doméstico de esta plataforma no es una prioridad. Ahora bien, nada impide a un ciudadano cualquiera gastarse 13.000 euros en comprarse una de estas mesas con las que jugar al solitario spider en el salón de su casa. Eso sí, deberá esperar a que salga Windows 7, porque Vista no soporta interfaz multitáctil de forma nativa.

Lo malo es que hace ocho años todo esto sonaba muy bien. Pero en este tiempo, Apple ha sacado su famoso iPhone con pantalla multitáctil, otras tantas compañías no hacen más que sacar sus alternativas al iPhone y hasta los ordenadores de sobremesa o los neetbooks se han pasado a esta fiebre de poner los dedazos en la pantalla. Si hacemos un cálculo sencillo, la mesa táctil de Microsoft viene a costar más o menos lo mismo que 18 iPhones 3G o 9 ordenadores de sobremesa HP TouchSmart IQ500, por poner dos ejemplos multitáctiles.